«Bill Viola [en diálogo]» en la Real Academia de Bellas Artes

Pocos nombres en el arte contemporáneo requieren menos presentación que el de Bill Viola (Nueva York, 1951). Diez años después de su última exposición en Madrid, la Real Academia de Bellas Artes ofrece la ocasión de contemplar algunas de sus obras relacionadas con los maestros antiguos que siempre ha tomado como referencia en la muestra «Bill Viola [en diálogo]»

 

Se han seleccionado cuatro vídeos, ubicados cuidadosamente para permitir el diálogo con las obras de la colección permanente. Así, la galería de la capilla exhibe Dolorosa y Montaña Silenciosa, donde las expresiones de los protagonistas, de sereno sufrimiento en el primer vídeo y de emoción crispada en el segundo, acompañan a la Dolorosa de Juan de Mena (trasladada a la entrada de la capilla) y a la Piedad de Luis de Morales. En la sala de los tenebristas, podemos comprobar como la luz del San Jerónimo de Ribera es muy similar a la de Quinteto de los Silenciosos, y la disposición de los personajes es muy similar a la del Prendimiento de Cristo de Seghers. Por último, las figuras sumergidas y torturadas de Rendición, recortadas sobre un fondo negro, acompañan a la obra de Goya, sobre todo a los retratos de pequeño formato.

Mención aparte merece la concepción del tiempo en Viola, un ritmo pausado, casi imperceptible, que fuerza a concentrarse en los gestos y las emociones que transmiten, y que establece un claro contraste con el estatismo de los cuadros.

Hasta el 30 de marzo podremos disfrutar de este juego de correspondencia entre los aritstas del pasado y una de las figuras fundamentales de nuestro tiempo.

En breve programaremos una nueva visita a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que nos permitirá recorrer el edificio, su colección y los vídeos de Viola. Atentos a nuestro calendario.