Casa del Lector

Para la realización del proyecto arquitectónico de la Casa del Lector, y de acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, se invitó a cinco estudios de arquitectos a participar en el concurso inicial de ideas, siendo finalmente elegida la propuesta de Antón García-Abril (Ensamble Studio).

La comunicación se basa en el principio de conectividad. Conectar personas, ideas, espacios y lugares. Y esta es la esencia del diseño que ha plasmado en, un proyecto que es capaz de integrar la actividad futura de investigación, educación y comunicación con la esencia del espacio, construyendo un centro de creación en torno a la lectura.

Los diversos espacios se acogen en las naves 13 y 14, espacio de conexión entre estas dos, nave 17b y tres crujías de la 17c, con una superficie total de 8.000 m2 dentro de Matadero Madrid.

 

Conectar transversalmente las dos naves fue la primera acción que se resolvió trazando puentes; y provocando el encuentro entre las dos estructuras, la previa de la nave, de corte longitudinal, frágil y vertical, con la incisión transversal de las vigas de hormigón pretensado, que confrontan su naturaleza pesada, horizontal y lineal.

Es en la conexión ente las dos estructuras donde surge la conectividad que crea la comunicación entre el edificio y el lector, que percibe un espacio único a doble altura, una doble escala, entre el gran espacio continuo del plano del suelo de la nave y las líneas de los puentes por las que se transita entre las naves. Las dos estructuras se confrontan, se comparan, y se enriquecen mutuamente.

La Casa del Lector forma parte de la ruta Contenidos recovertidos II: nuevos usos para edificios abandonados