Matadero Madrid, un estimulante contenedor reconvertido

En 1911 se construye el antiguo matadero y mercado de ganados, uno de los establecimientos industriales más singulares de la arquitectura madrileña del siglo XX. El proyecto de Luis Bellido se estructura en torno a un conjunto de 48 pabellones neomudéjares caracterizados por su funcionalidad y racionalidad constructiva dispuestos sobre un terreno de 12 Ha junto al río Manzanares.

A comienzos del siglo XX el Ayuntamiento de Madrid decide reconvertir este espacio en un laboratorio con vocación experimental al servicio de los procesos creativos, de la formación artística participativa y del diálogo entre las artes. Los trabajos de rehabilitación se desarrollan a través de una arquitectura añadida, flexible y reversible utilizando materiales industriales.

Intermediae. (Arturo Franco + Fabrice van Teslaar, 2006)

Primero de los espacios renovados, esta actuación radical respeta escrupulosamente el patrimonio reduciendo al mínimo la intervención. Su austeridad parte de una postura cruda sobre los límites de la no actuación. Acoge una institución que promueve la creación contemporánea a través de la producción artística y la participación ciudadana.

Abierto x Obras. (2007)

Antigua cámara frigorífica con pavimento de baldosa hidráulica con pilares de hormigón armado que dividen el espacio en 5 naves. Sobre los pilares de la nave central descansan arcos de herradura que sostienen una bóveda de ladrillo. Conserva su aspecto original y las huellas de un incendio. Una intervención mínima acoge el programa de artístico de exposiciones.

Central del Diseño. (Antonio García Roldán, 2007)

Complejo en forma de L destinado a la difusión y promoción del diseño contemporáneo (gráfico, industrial y de interiores) que acoge exposiciones, festivales y talleres. Incorpora materiales reciclados y reciclables: policarbonatos desmontables, bandejas industriales de parachoques reciclados, hierro galvanizado y vidrio.

Casa del Lector. (Ensamble Studio, 2012)

Resultado de un concurso restringido, las naves 13, 14 y 17 se transforman en un centro para la investigación, desarrollo e innovación de la lectura. Se construye un plano superior con vigas prefabricadas de hormigón pretensado de 50 toneladas de peso que se insertan atravesando los huecos existentes y cosen el espacio transversalmente.

Plaza Matadero. (Ginés Garrido + Rubio Carvajal + Porras Lacasta, 2011)

Punto de encuentro capaz de acoger grandes eventos al aire libre. Funciona como gran ágora y foro del centro cultural. Un espacio polivalente que permite su acceso desde Legazpi, Pº de la Chopera, Junta de Arganzuela y Madrid Río. Los Escaravox de Andrés Jaque (estructuras móviles dotadas de sistemas de sonido, iluminación y proyecciones) le prestan servicio.

Nave 16. (Iñaqui Carnicero + Vila + Viseda, 2011)

A través del giro de unos paneles de acero puede dividirse en módulos independientes para programar contenidos de forma simultánea. El proyecto transforma la nave en un espacio versátil y polivalente que puede funcionar como la mayor sala de exposiciones de Madrid o como un conjunto de 5 salas independientes de menor tamaño para proyecciones, conciertos o talleres.

Red Bull Music Academy. (Langarita + Navarro, 2011)

Debido al terremoto de Fukushima, este evento anual y nómada que acoge participantes internacionales para experimental en torno a la música tuvo que buscar una nueva ubicación con pocos meses para su desarrollo. La construcción se planteó como una estructura temporal basada en criterios de adaptabilidad y reversibilidad que facilitase reconfiguraciones en el tiempo.

Naves del Español. (Esteras + Benito, 2007)

Las naves 10, 11 y 12 se convierten en un complejo escénico dedicado al teatro contemporáneo. La intervención es guiada por principios de reversibilidad, flexibilidad y versatilidad que permite dotar al espacio de múltiples configuraciones escénicas introduciendo nuevos materiales que se yuxtaponen a los existentes y permiten una lectura clara de las intervenciones.

El Taller. (Arturo Franco, 2010)

Las salas de apoyo para el almacenaje de los restos producidos en la nave 8 donde se secaban pieles y salazón se convierten en un espacio destinado a la gestión administrativa: una zona de trabajo, almacén y espacio polivalente para presentaciones. Destaca el uso de la teja cerámica plana de la antigua cubierta, recuperada como revestimiento y celosía.

Naves 8 y 9. (Arturo Franco, en construcción)

Los antiguos secaderos de pieles y matadero de aves se asignan a centros de producción artística, arquitectura y diseño contemporáneos. Una serie de cuerdas hacen de “hilo conductor”, desenmarañando una madeja que se mueve entre los pilares definiendo estudios, talleres, exposiciones, aulas… La facilidad de instalación permitirá un uso flexible de los espacios, adaptándose a transformaciones futuras.

Cineteca. (Churtichaga + Quadra-Salcedo, 2012)

Las antiguas calderas se transforman en centro de las artes cinematográficas, poniendo en carga los muros de fábrica originales y levantando unas ligeras estructuras de superficie trenzada en forma de cestas luminosas que flotan ingrávidas sobre un espacio oscuro. En torno a la Sala Azcona se articula una sala polivalente, la Cantina, el Plató y el Archivo Documenta.

Depósito de Especies. (Langarita + Navarro, 2011)

La estructura de hormigón de 25 m de altura y 14 de diámetro se ubica en el límite sur de Matadero. Se rehabilitó y valoró la posición estratégica en el eje del nuevo acceso al recinto desde la plaza de Legazpi. Los visitantes acceden a través de una pasarela de madera. El lugar se convierte en memoria y archivo del lugar, Arca de Noé de las especies que habitan el entorno.